dijous, 20 de juny de 2013

El libro del PPt

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí, y le dijo con gritos y gestos prehistóricos que se largara. Como fuera o fuese que el animal no le entendió, díjose de hablarle a golpes de voz secos, y lo intentó: "Che-tu-par-dal-en-cá-stás-a-sí?". Y la bestia, subyugada por aquella melodía lingüística, quiso imitarlo y respondió: "En-cá-com!". "En-ca-com"? El valenciano prehistórico, ofendido por la chulería de su antepasado, no pudo mandarle a freir espárragos porqué ya no era la estación y decidió cambiarlo por otro alimento más antiguo que la corteza terrestre. Le atizó una expresión salida de su mente fantasiosa y llena de símils: "Pos-vés-ten-a-fer-l'ar-ròs!" que, con el paso del tiempo y la adquisición de la cultura en esta parte del Mare Nostrum, dió lugar a la gentil invitación "Pos-vés-ten-a-fer-a mà" i a la confección de un arroz prehistórico que ha llegado hasta nuestros días.


Y con eso tenemos explicado el origen de la lengua y el de la paella de la parte oriental de esta nuestra nación española. 


Firmado: PP valenciano.